Almas sin conciencia

Año: 
1955
Film: 
Blanco y negro
Duración: 
104 min
Producción: 
Titanus (Roma), S.G.C. (Paris)
Distribuidora: 
Titanus
Censorship visa (viewed): 
19858
04/10/1955

Roberto, Picasso y Augusto son tres especialistas del timo. Estafan a campesinos ingenuos, presentándose vestidos de cura; le sacan dinero a unos chabolistas prometiéndoles un hogar; finalmente, venden a gasolineros desprevenidos viejos abrigos haciéndoselos pasar como nuevos. Durante una fiesta de fin de año, Iris, la mujer de Picasso, descubre la verdadera actividad de su marido. Tampoco la hija de Augusto sabe en qué está metido su padre. Mientras está con él en el cine, una víctima de Augusto lo reconoce y lo agrede. Lo arrestan y va a la cárcel. Pero nada más salir, vuelve a reunir a la banda y repite el timo, disfrazándose de cardenal. Cuando ve a una chica paralítica, de la misma edad de su hija, le asaltan los remordimientos y querría restituirle lo que le ha sustraído. Luego se lo vuelve a pensar e intenta estafar a los demás de la banda: se arma una riña y Augusto, intentando escapar, cae en un barranco y se rompe la espina dorsal. Sus compañeros no lo ayudan, agarran el dinero y se van. Augusto muere tras una lenta y atroz agonía.

Crew

Dirección: Federico Fellini
Argumento: Federico Fellini, Ennio Flaiano, Tullio Pinelli (da un'idea di Federico Fellini)
Guión: Federico Fellini, Ennio Flaiano, Tullio Pinelli
Director de fotografía: Otello Martelli
Operador de cámara: Roberto Gerardi
Operador adjunto: Arturo Zavattini
Música: Nino Rota
Director musical: Franco Ferrara
Escenografía: Dario Cecchi
Vestuario: Dario Cecchi
Montaje: Mario Serandrei, Giuseppe Vari
Sonido: Giovanni Rossi
Ayudante de dirección: Moraldo Rossi, Narciso Vicario
Asistente de dirección: Dominique Delouche, Paolo Nuzzi
Colaboración artística: Brunello Rondi
Maquillaje: Eligio Trani
Peluquera: Fiamma Rocchetti
Decoración del escenario: Massimiliano Capriccioli
Foto fija: G. B. Poletto
Supervisor guionista: Nada Delle Piane
Director de producción: Giuseppe Colizzi
Asistente del director de producción: Antonio Negri
Secretaria de producción: Manolo Bolognini
Segretario amministrativo: Ezio Rodi

Cast

Broderick Crawford : Augusto
Richard Baserhart : Picasso
Franco Fabrizi : Roberto
Giulietta Masina : Iris, la moglie di Picasso
Giacomo Gabrielli : Baron "Vargas"
Alberto De Amicis : Rinaldo
Sue Ellen Blake : Susanna
Lorella De Luca : Patrizia, la figlia di Augusto
Mara Werlen : Maggie, la danseuse
Mario Passante : un truffatore
Irene Cefaro : Marisa
Xenia Walderi : Luciana, la compagna di Rinaldo
Maria Zanoli : Stella Fiorina, contadina truffata
Sara Simoni : seconda contadina truffata
Cristina Pall : la proprietaria del portasigarette d'oro
Tiziano Cortini : il biondo del cinema
Riccardo Garrone : Riccardo, un bidonista
Paul Grenter : bidonista
Ada Colangeli : signora Bove, bidonata case popolari
Amedeo Trilli : Luigi Fiorelli, bidonato case popolari
Ettore Bevilacqua : bidonato case popolari
Alberto Plebani : l'uomo del bidone dell'orologio

Reviews

Pietro Bianchi
En el fondo, digámoslo claramente, lo que nos atrae de Fellini es esta capacidad suya de aunar el cielo y la tierra en una sola mirada. El suyo es un platonismo que no ignora las cosas de aquí abajo, incapaz de olvidar las relaciones cariñosas, las memorias, las contemplaciones, las batallas combatidas juntos, el sufrimiento, no justificado, de los buenos, de los simples, de mujeres y hombres de buena voluntad. Es verdad que en Almas sin conciencia también los personajes principales están perfilados por el director con una potencia sanguínea. Los tres sinvergüenzas y la retahíla de compañeros menores viven con una intensidad vital muy elevada, son "guapetones" que prosperan gracias a la serena vida del arte. Pero también es verdad que, en apariencia humildes larvas, quienes sufren por culpa de los timadores (la mujer de Picasso, la hija de Augusto, la joven paralítica) tienen una relevencia importante, aunque su presencia en el relato dura poco.
"Maestri del cinema", Garzanti, Milano, 1972
Tullio Kezich
Una vez más, si tuviéramos que establecer un precedente estilístico y espiritual para Fellini, tendríamos que mencionar a Kafka. El recorrido del viejo timador con su mirada cansada respeta el engranaje kafkiano del proceso y de la condena, en un mundo tan cruelmente objetivado. Crea hombres cansados e indiferentes. No tenemos que sorprendernos si Almas sin conciencia molesta a los dogmáticos y huye de sus definiciones.
"Sipario", a. X, n. 115, novembre 1955
François Truffaut
Almas sin conciencia empieza de mala manera y termina de manera solemne. Esta mezcla explosiva puede molestar en un festival en que todos los que entran a la sala no ven la hora de salir. Pero yo, que tenía muchísimo tiempo a disposición, me habría quedado horas y horas para ver morir a Broderick Crawford.
"Cahiers du Cinéma", n. 51, octobre 1955