Amor en la ciudad (episodio "Agencia matrimonial")

Año: 
1953
Film: 
Blanco y negro
Duración: 
16 min
Producción: 
Faro Film
Distribuidora: 
D.C.N.
Censorship visa (viewed): 
15341
13/11/1953

 

Los demás episodios de la película son: El amor se paga (Carlo Lizzani); Paraíso por cuatro horas (Dino Risi); Intento de suicidio (Michelangelo Antonioni); Historia de Caterina (Francesco Maselli y Cesare Zavattini); Los italianos se dan la vuelta (Alberto Lattuada).
 
Un joven periodista recibe el encargo de hacer una encuesta sobre las agencias matrimoniales. El periodista, mostrándose escéptico, se hace pasar por cliente de una de estas agencias y finge buscar una esposa para un amigo suyo, que es muy rico. A pesar de que diga que su amigo es epiléptico y está obligado a vivir en el campo porque, en las noches de plenilunio, se transforma en licántropo, consigue encontrar a una chica que quiere casarse con él. Una chica dulce e ingenua, que pone en crisis el cinismo del protagonista.

 

Crew

Dirección: Federico Fellini
Argumento: Federico Fellini
Guión: Federico Fellini, Tullio Pinelli
Director de fotografía: Gianni Di Venanzo
Música: Mario Nascimbene

Cast

Antonio Cifariello : Giornalista
Livia Venturini : Rossana
Ilario Maraschini : proprietario dell'agenzia
Angela Pierro : direttrice dell'agenzia

Peculiarites

Mientras Maselli y Zavattini intentan proponer la imposible reconstrucción de un hecho verdadero, y los otros directores optan por la forma del documental, Fellini elige la opción del cuento “falso-verdadero”. El director de Rímini nunca ha compartido las teorías de Zavattini sobre el cine-verdad y, al contrario, está convencido de que hay que inventarlo todo. Según algunos testimonios, Federico realiza una encuesta en la agencia matrimonial “Omega”, presentándose con la sigla “C. L. 35”. Según otros, le cuenta una patraña a Zavattini para hacer que el otro esté contento, o para reírse a espaldas del fervoroso teórico del neorrealismo. Lo más probable es que, en el episodio Agencia matrimonial redactado con Pinelli, nada está “tomado de la vida real” en el sentido zavattiniano, empezando por los protagonistas que son dos jóvenes actores profesionales. Antonio Cifariello (quien, en un inexistente juego de la verdad, le presta su nombre y apellido al personaje del periodista) ya ha aparecido en algunas películas y está al principio de una buena carrera de actor, que lo situará entre los rostros más populares del “neorrealismo rosa” [...]. La muchacha, Rossana, está interpretada por Livia Venturini, actriz de películas y de doblaje que volveremos a ver en el papel de la monja en La strada y en otras películas.
(Tullio Kezich, Fellini, Milano, Camunia, 1987, pp. 210-211)

Reviews

Giulio Cesare Castello
De las dos “narraciones”, Agencia matrimonial de Federico Fellini es la más exitosa: llena de ritmo y, al comienzo, divertida, poco a poco se hace más patética, sobre todo en la descripción de esa desgarbada muchacha del campo, dispuesta a casarse con un licántropo con tal de “arreglarse”. Este episodio quiere sintetizar la amargura y la miseria que se esconden bajo el letrero: “agencia matrimonial”. Y, en cierto sentido, lo consigue gracias a la habilidad del director, a su capacidad de observar el entorno y los aspectos psicológicos. Fellini alcanza su objetivo con un estro más preñado y menos colorista que el ostentado por George Cukor en la más larga, y bajo ciertos aspectos, análoga The model and the marriage broker (1951).
(“Cinema” [nuova serie], a. VI, n. 123, 15 dicembre 1953)